LA NIÑA, MI NIÑA

La niña ilumino sus vidas con un destello casi sofocante, dejando sus cuerpos exhaustos, por la excitación del nuevo futuro que ante ellos se presentaba, todo había cambiado, todo en sus vidas nunca seria igual, dejando los momentos pasados como simples anécdotas de sociedad, para empezar ahora con el verdadero recorrido de sus existencias, la niña lo había cambiado, lo había cambiado todo.

Ese pelo negro y puntiagudo que ahora sabemos con certeza cambiaria a un precioso rubio y moldeable, esos ojos oscuros que tornarían con el pasar de los días a un ambariño, delicioso marrón, cual era la belleza de su rostro, tan encandilados te dejaban sus encantos que no podías dejar de mirar sus movimientos.

Mi niña, que aunque de mi no tenia nada, que a mi genética no se acercaba, ni siquiera en un parentesco por ley, pero que había despertado todo el amor posible en mi persona, mi niña, ella lo era todo, era la luz de mi mirada, una sola sonrisa valía para que todo dejara de tener sentido en mi mundo, y compartirla con los míos era aun mejor.

Mi niña, mi Daniela, eres tan especial, que tendré que tener cuidado de no dejarte llevar, de que no me la arrebaten las horas del reloj, puesto que todos a tu alrededor estarán deseosos de compartir tus días y momentos.

Mi niña, mi Daniela.

Te quiero mi princesa boca de fresa.

Feliz cumpleaños cariño.

15/5/2010

Anuncios