Cuesta dejar paso a otro, después de mi dolor

Rotar en la monotonía de una larga y fría vida,
no era ni mucho menos lo que siempre hubiese esperado de mí,
el engaño de otro cuerpo me hubo dejado inútil
causando un cambio afilado en mi personalidad
y haciendo con ello que mi gente padeciese el horror
de cuantas dagas hubieran visto clavadas aquí,
en mi pecho ausente y mi cabeza hinchada.

Pero cuando todo había dejado
de tener un sentido oscuro en mi discernimiento,
llego el, con sus andares esculpidos,
con sus gestos mediterráneos,
con sus facciones duras
y marcadas por otras admiraciones femeninas.

El, que solo con posar sus orbes en mí persona,
hacia que el conocimiento de mi pozo llegara a secar,
el, que sin saberlo hubo sido prisionero
de mis infructuosas visiones soñadas,
el, que sin querer hacia que todo a su paso,
quedara exento de luz, por su resplandor propio.

Cuando en el peor momento
y situación de mi paso por este planeta de sombras,
llego como perversa ola, para romper contra mí,
contra mis escabrosos riscos y mis musgosas brechas.

Tan malherido y roto había quedado mi pecho,
que el desprotegido de este,
ahora se había transformado en un trozo de diamante,
al cual no cabía perforación,
y ese, solo ese, era el momento que tú decidías
aparecer en mi vista periférica.

Por que poco querido ladrón avasallador,
por que poco siniestro ángel de belleza y deseo,
por que poco si te dejo ir,
por que poco.

Pero pensé, deje mi mente vagar,
puse mi conocimiento al frente,
muy a mi pesar en ese instante, he de decir.
Pero lo suficiente para que comprobara
que no solo tú exterior era lo que me atraía,
no solo tu mirada era lo que penetraba en mi habitad,
no, eras tú entero y cuerdo,
lo que había causado este desmembramiento.

Y te busque, no mucho,
solo lo suficiente para que me encontraras tu a mi.

Podía notar en tu aura
que yo te atraía demasiado
que no te basto un trago largo,
un toque fuerte
una traición ajena
para soltarme de tu regazo
de tu abrazo
y eso mi amor fue lo que no pude remediar

El enamorarme de ti fue diferente
vino con el tiempo, con las noches en calma
y los días en espera

y aquí me tienes después de mucho mas de una década
de la mitad de nuestras insignificantes vidas
de tantos problemas siseantes
y tantas reconciliaciones degustadas

para poder decir al extremo,
que te quiero con el alma envuelto
que te añoro con la sangre del deseo
que te amo con la fina capa de protección
y anhelo en la total visión de futuro incierto

no me dejes morir sola
morir con la sensación del abandono y la ira
por que nuestros organismos
son una corporación de los más violentos gestos

solo y llanamente

Te quiero

*****************************************************

Este relato es algo mas personal de lo que a veces escribo, pero aunque esto haga un poco de mella en mi forma de espresar los sentimientos, espero que os guste.

No sean muy criticos ¿si?

Un beso para todos y recuerden que les quiero
Irene

Anuncios