La mente y cabeza son un lugar inhóspito. Multifacético. Polivalente. Tan pronto sirven para hacer una gran obra de arte que traspase los límites del tiempo y espacio, como que organizan las más cruentas maquinaciones. En mi caso y ahora mismo, solo es un cubo de dañinos cristales que al parecer solo se quedan tranquilos zarandeándolos. El problema es que eso duele de narices….. ¬¬

Anuncios