Reseña Annabel (Autor T.C. Ferri)
http://tcferri.blogspot.com/

Aquí os traigo un libro para los amantes como yo de la ciencia ficción y por supuesto el romanticismo, un libro que ha sido todo un hallazgo, espero lo disfrutéis. Irene Comendador
NOTA: Quiero dar gracias a Tony, el magnifico escritor de esta joya, por permitirme publicar esta reseña.
Para conocerle y tener más información sobre él, visitadle en su blog

Título: ANNABEL
Editorial: Éride Ediciones
Edición: rústica
Colección: ninguna
Páginas: 344
Fecha de publicación: 1 de marzo de 2010.
Diseño de cubierta: T.C. FeRRi / Ángel Jiménez
ISBN: 978-84-92732-59-3
Precio: 18 €

Datos del Autor

T. C. FeRRi nació a finales del siglo XX en la Península Ibérica.
Tras una infancia feliz inventando mil juegos, cuentos e historias, se trasladó a la capital de España en el año 2005 para comenzar su formación como actor, tarea que compaginó con la redacción de su primera novela, “ANNABEL”.
Actualmente, sigue con su formación artística y prepara más historias que espera poder ofrecer pronto

Sinopsis

Annabel De Butsynaiah vive con su abuela, Klarytzelle, en una casa junto al mar en el reino de Káhrameth.
El día a día de nuestra joven protagonista transcurre repleto de enseñanzas mágicas, consejos de bruja, y la elaboración de distintas pociones mágicas o curativas.

Durante una fiesta en palacio, Annabel conoce al joven príncipe heredero de Káhrameth: William, y ambos se enamoran profundamente. Sin embargo, una antigua maldición impide que las brujas puedan vivir libremente su amor con los hombres carentes de magia, por lo que la joven Annabel decide buscar la manera de romper esa maldición.
Pero las cosas se complican cuando un alto cargo de la Religión en Káhrameth aparece muerto, mostrando claros signos de haber sido asesinado mediante rituales mágicos.
La abuela Klarytzelle es acusada de asesinato y con ella, Annabel, por lo que ambas son encerradas en las mazmorras de palacio.
Ayudada por William, que actúa a escondidas de su padre el rey, Annabel, consigue escapar y esconderse en el bosque, donde conocerá a un peculiar personaje gracias al cual descubrirá cosas de su pasado que hasta entonces desconocía. Así, huyendo de la caza de brujas que ha comenzado en Káhrameth, emprenderá un largo viaje en busca de una verdad que hasta ese momento le había sido ocultada.
¿Conseguirá destruir la maldición y poder así vivir su amor con William? ¿Descubrirá la verdad sobre su pasado y su familia? ¿Quién asesinó realmente al Jefe de la Religión?

La oscuridad de la noche inundaba por completo la zona, de vez en cuando sorprendida por el resplandor de algún pequeño relámpago. Las ratas y demás animales que pasaban por allí se escondían entre los árboles como si temiesen lo peor. Un gato color canela se resguardaba de la lluvia permaneciendo acurrucado en el alféizar de la ventana, y los ladridos de un perro asustado se escuchaban a lo lejos. La casa, de piedra, parecía una gran criatura diabólica en medio de la noche.

Prologo

De repente, de entre la oscuridad, apareció caminando con sigilo y ligeramente encorvada una figura humana. Una larga capa negra con capucha del mismo color la cubría por completo, sólo dejando al descubierto unas arrugadas manos cuyos dedos, todos ataviados con diferentes anillos de extrañas formas, sujetaban algo manteniéndolo muy cerca del pecho.
Caminaba lentamente, siempre mirando al frente, sin girar su oculta cabeza ni una sola vez, sin desviar la mirada en ningún momento. Parecía no importarle que la lluvia estuviese empapándola por completo, pues la figura de la capa y la capucha continuaba acercándose a la casa recorriendo el camino flanqueado por robles casi sin inmutarse. A la vez que caminaba iba murmurando extrañas e ininteligibles palabras que parecía dirigir a lo que sujetaba entre sus manos. Éstas, que apretaban con fuerza el objeto, estaban empezando a temblar ligeramente a causa del frío, pero en ningún momento lo soltaron.
Por fin la extraña persona encapuchada se detuvo ante la grandiosa casa de piedra. Se acercó a la escalinata que había ante la puerta principal y comenzó a subir lentamente, peldaño a peldaño, hasta quedarse parada enfrente del portón, hecho de madera, y en el cual se podían observar numerosos relieves que habían sido cuidadosamente tallados tiempo atrás y que representaban distintos tipos de animales mitológicos. La fachada, de grandes piedras grises, estaba totalmente empapada por la lluvia. La figura encapuchada permaneció inmóvil, como esperando una señal. Entonces un relámpago iluminó el lugar durante medio segundo, con un destello de luz cegadora que hizo que el gato color canela de la ventana se asustase y fuese rápidamente a buscar otro lugar en el que cobijarse de la lluvia. Ése relámpago debía de ser la señal que la persona de la capa había estado esperando, pues fue entonces cuando soltó su mano izquierda del objeto que sujetaba, quedando éste sujeto solamente con la mano derecha: se trataba de un pequeño frasco de cristal en cuyo interior burbujeaba una sustancia de color azul turquesa que brillaba en medio de la oscuridad de la noche.
Con sumo cuidado para no derramar nada y tratando de no rozar el cristal con sus extraños anillos, destapó el frasco muy lentamente y sin dejar de murmurar aquellas ininteligibles palabras. Un espeso humo azulado brotaba del interior mientras que la burbujeante sustancia brillaba con más intensidad. Las burbujas se movían con mucha más rapidez ahora y la figura encapuchada ya no murmuraba las extrañas palabras, sino que prácticamente las gritaba.
Cuando daba la impresión de que no tardaría en aparecer alguna de las personas que vivían en esa casa, curiosa por saber a qué se debían aquellos gritos, la figura encapuchada simplemente cerró la boca, se calló, para seguidamente rociar la puerta que tenía delante con el contenido del frasco de cristal. Entonces atravesó la puerta, como si de una cortina de agua se tratara.
Pasaron unos minutos en los que parecía que nada fuera de lo común había ocurrido en aquel, por lo general, tranquilo lugar. Seguía lloviendo a cántaros, pero el ambiente era distinto; se respiraba serenidad… La puerta que había sido atravesada se mostraba de nuevo sólida. Nadie que la viese ahora podría imaginar que acababa de ser atravesada de esa manera. El gato color canela, que tras el deslumbrante relámpago se había escondido en el interior de un barril de madera que se encontraba volcado junto a un viejo roble cerca de la casa, se acercó ahora a olisquear la puerta, extrañado por lo que acababa de ver. Grande fue el susto que el pobre animal se llevó cuando un pie volvió a atravesar la puerta, esta vez desde dentro de la casa. El gato huyó rápidamente mientras que al pie le siguió otro pie. Ambos pies calzaban viejas y raídas zapatillas de tela negra y desgastada. Tras los pies vino la túnica negra y tras ella la cabeza, envuelta en la capucha. Pero algo era distinto… Las manos llenas de anillos ya no sujetaban el pequeño frasco de cristal, sino que ahora llevaban algo envuelto en una manta color violeta… Algo que se movía… Algo que lloraba…
Justo enfrente de la casa, unos arbustos se movieron. Alguien se alejaba, adentrándose en la espesura del bosque. Alguien que ya había visto bastante…
La persona de la capucha se fue también de allí apresuradamente, llevando bien sujeto ese algo que lloraba…
Y aquí una novedad, un BookTrailer del libro, para dejaros aun con mas ganas de tenerlo entre manos
Anuncios