Esto no debería haber pasado

¿Y qué pasa si no quiero?
Me da igual.
Ya sé que todo te da igual.
No, no todo, de eso se trata.
Pero y si de verdad yo no quiero, ¿no puedo decir nada al respecto?
No puedes decir nada porque no es tu decisión, no tienes forma y manera de cambiar algo que a ti no te atañe, así que acostúmbrate.
¡¿Qué me acostumbre?! No te jode ahora, me dices que a mi no me atañe, pues si no me atañe a mi ¡¿A quién coño lo hace?!
No te pongas tan intransigente, es algo bueno, yo no veo el problema la verdad, si no te gusta solo has de ignorarlo y punto, sigue con tu vida como hasta ahora, no será tan difícil digo yo.
Claaaaro, para ti no será difícil, para mí si que lo es, yo no soy de las que ignoran los problemas escondiéndolos en a saber qué oscuro rincón del cerebro, interpretando un papel, omitiendo la realidad, no, yo no sé hacer eso, lo siento.
Pues vaya, no tenía que haberte dicho nada.
¿Y engañarme, ocultármelo? Tampoco creo que eso sea lo mejor.
Pues mira como te has puesto, si tú crees que siendo ciega a la situación no habría sido más fácil, eso es lo que ahora me parece.
¡Joder! Y encima me haces sentir culpable, pues estamos buenos.
Yo no te hago sentir culpable, solo te he dicho que…
¡No lo repitas! Calla calla. Esto no debería haber pasado. Mira, será mejor que no me lo vuelvas a decir más veces, con el tiempo se nos olvidará y ya está, tenemos que intentarlo.
Já, me hace gracia que creas que esto es como la caducidad de un yogurt o el plazo de entrega de un paquete, que no, que esto es permanente, que no sea reciproco es solo problema mío y de nadie más, si te lo dije fue porque llevaba tiempo incomodo al ocultarte algo tan importante, me sentía sucio y mezquino al no decirte que …
Vale, ya vale, está bien, lo voy a superar, sé que soy fuerte y puedo hacerlo. No digas que es permanente, en esta vida no hay nada permanente, las cosas cambian y eso puede cambiar en cuanto te descuides…
¿Pero de verdad has comprendido lo que te he dicho? Cada vez dudo mas si es que no me has entendido bien, no es nada malo, que te diga que…
¡Pero te quieres callar un poquito y dejar de repetirlo tantas veces! Que si, que te he entendido perfectamente, ya lo sé, ya basta.
¿Decírtelo tantas veces? Pero si solo te lo he dicho una, las demás me cortas y no puedo decirte que…
Aaahhh!!! Que sí, que sí, que ya lo sé. ¿Por qué te acercas? ¿Por qué me coges de las manos? Mira creo que es mejor que…
Me da igual lo que digas o pienses, te lo repetiré una sola vez más y prometo que ya núnca volveré a sacar el tema, ¿vale?
No, no vale.
Sssshhhh, hice lo correcto, somos amigos desde ya ni me acuerdo y te he contado todos mis secretos siempre, tú me has confiado los tuyos también, así que sí, tenlo muy presente, yo te quiero; no como se quiere a una hermana o una buena amiga, te quiero como nunca quise a nadie, te amo con todo mi cuerpo, mi alma, y aunque no me correspondas lo seguiré haciendo durante mucho, mucho tiempo. Ahora te limpiaré esas tontas lagrimas sin fundamento e iremos a tomarnos un helado al cine, la peli de Will Smith que querías ver ya está en cartelera.

Anuncios