El yogurt (microrrelato reivindicativo)

¿Quién ha dicho que no me puedo comer un yogurt de chocolate? ¿Quién?
¿La báscula? ¿Mi madre? ¿El vecino de enfrente? ¿Quizás el jefe? ¿La sociedad? ¿O el vestido de la próxima boda? Tal vez haya sido esa chaqueta que me costó un pastón y ya casi no me abrocha, ¿o es que a ti no te gusta como me sientan ya las sabanas?
(Silencio)
Ah, creía. Pues tráeme una cuchara sopera, que para este cubo la de postre se queda pequeña.

Anuncios