Amelie, ¿por qué lloras?
Lloro por el amor.
¿Por el amor?
Sí, porque nunca conocí un amor más puro y limpio como el que siento ahora.
Pero eso es bueno, eso es algo que todos en la vida deberían sentir.
Supongo que sí, me siento afortunada de saber que soy una de las pocas personas que han conseguido tener este sentimiento.
Y entonces, ¿por qué lloras?
Porque este amor hace que sienta dolor.
Pero el amor verdadero no debería ocasionar dolor, si no todo lo contrario, ¿no crees?
El amor verdadero es el que se sacrifica, destruyéndote a ti misma si con eso consigues que tu ser amado sea más feliz, que esté completo. Ese sacrificio te enseña que amas de verdad, porque no te importa tu propia persona, porque sabes que con cada día malo, con cada lágrima, con cada paso en la distancia, el otro estará bien, estará mejor. Es complicado, pero yo lo siento así.
¿El amor entonces es sacrificio?
Siempre, sacrificio y compromiso, decisión, valentía, devoción aunque sea en la oscuridad, admiración y sobre todas las cosas, confianza. Yo siento cada una de esas cosas y por eso me considero enamorada, por eso lo dejé ir al comprender que sería más feliz sin mí.
Definitivamente el amor hace daño.
Peor aún es no haberlo sentido nunca.
Eso creo yo también.
Entonces estamos de acuerdo.
De acuerdo, pero limpia esas lágrimas y comienza un nuevo camino.
El verdadero amor no muere, se realimenta y engrandece, no hay nuevos caminos, solo esperar que el tuyo sea lo más llevadero posible si es un amor no correspondido. 
Anuncios