De todos es sabido que Carlos Sisí escribe como los ángeles, no en vano es uno de mis escritores favoritos, y con “La hora del Mar” me ha dejado ojiplática perdida. Es una novela mucho más densa que sus anteriores obras, pero eso no quiere decir que no sea fácil de leer y entender, y os aseguro que llegar al final y comprender el porqué de los acontecimientos es un regalo que pocas veces os podrá hacer un libro.
Hay momentos de la trama que sientes un frío en el cuerpo que no es normal, otras veces tienes unas ganas de llorar inmensas (yo lo hice), luego viene el miedo, la prudencia, el desasosiego, y te van embriagando una cantidad de emociones que ya no sabes si seguir leyendo (lo necesitas) o si correr calle arriba hasta que tus pulmones salgan por la boca. No sé, supongo que cada persona tiene una forma diferente de vivir un libro, yo repetiré la experiencia dentro de un tiempo, porque os aseguro que tengo que leerlo de nuevo para empaparme bien de detalles que, seguro, se me han escapado. El final es de traca, por supuesto no diré nada, porque no hay mejor sentimiento que descubrir por uno mismo los tesoros ocultos tras una aventura.
No me enrollo más, “La hora del Mar” ha terminado siendo uno de mis libros favoritos y ya está en el lugar que le corresponde: en un baúl enterrado bajo tierra en mi patio, hasta que me atreva a desenterrarlo para volverlo a leer, que será pronto.
(Nota para el autor: a ver cómo miro yo al planeta Tierra y sus aledaños de la misma manera después de leerte, malaje!)
Aquí os dejo la sinopsis, para ir abriendo boca y que os pique la curiosidad (que lo hará)

 “Unos días antes de la noche de San Juan, los océanos de todo el mundo se llenan de peces muertos. El fenómeno llama la atención de las agencias medioambientales, que no encuentran explicación alguna. A bordo del Vizconde de Eza, de la Secretaría General de Pesca Marítima, un grupo de biólogos y geólogos parten hacia el Mediterráneo para realizar un informe, pero acaban asistiendo, con infinito horror, a una de las experiencias más increíbles de toda su vida. Paralelamente, los fondos marinos explotan: una cadena de seísmos submarinos asola los mares con fatales consecuencias en las costas. Esto, sin embargo, es sólo el principio de una serie de acontecimientos que pondrá a la Humanidad en jaque a medida que ésta se enfrente a un inesperado adversario: el planeta Tierra.”

Y aquí la página de compra, el precio es un regalo para la calidad que ofrece. ¡Bravo, bravo y bravo!

La foto de acompañamiento es de estas vacaciones, como veréis alguien me intentaba arrastrar a las profundidades del océano, pero luché como una campeona para traeros esta recomendación, ¡fíu, que mal lo pasé, oye!
Anuncios